Exploración rápida a San Pedro de Atacama

Scroll

Tuvimos tres días para descubrir San Pedro de Atacama, quizás faltó más tiempo, pero lo que vivimos nos encantó.


Era la primera vez que ingresábamos a Chile –octubre 2015– y lo hicimos desde Bolivia (por la frontera cercana a Uyuni). Durante el camino nos acompañó un frío que calcinaba los huesos, así como el vacío en los estómagos a causa de la larga espera en los puestos aduaneros, no podíamos llevar frutas ni alimentos vegetales porque se quedarían confiscados al cruzar el límite fronterizo.

Previo a la visita de San Pedro de Atacama, paramos en Calama para almorzar. Pretendíamos viajar a dedo, sabíamos que muchos lo hacían, pero la hora no era favorable y había que caminar bastante para pisar la carretera principal. Gracias a una señora que nos preguntó si necesitábamos algo, nos trepamos en un bus rumbo a nuestro destino; ella al escuchar el sitio al que intentábamos ir, se giró y gritó: “¡Ahí viene uno!”, alzó sus brazos y, moviéndolos contrariamente de izquierda a derecha, detuvo el bus en medio de la calle.

Todos los pasajes que averiguamos en las empresas de transporte costaban $3,000 pesos (USD $4,40). Al no tener cambio en la cabina, fijamos el precio en $5,000 pesos por los dos (USD $7,30). No tan económico para un trayecto corto. Llegamos, en primera instancia San Pedro parecía un pueblo desolado desde la pequeña terminal. Luego de caminar hasta el centro nos percatamos del punto turístico al que habíamos entrado.

Recorriendo San Pedro de Atacama.
Calles en San Pedro de Atacama.

Las agencias de turismo surgían por todas partes, las tiendas de recuerdos llamaban la atención con la decoración de sus vitrinas y los restaurantes sacaban a relucir sus letreros con los mejores platos del día. A simple vista podríamos decir que San Pedro de Atacama fue caro para nuestros bolsillos, pero logramos disfrutarlo a bajo costo.

Tiendas en San Pedro de Atacama.
Locales comerciales.

Cuando no íbamos al mini market, nos hallábamos comiendo por $4,000 pesos (USD $5.88) un menú que nos calmaba el hambre durante varias horas. Algunos aseguraban que cerca de la plaza se conseguían precios más convenientes, nunca lo pudimos comprobar. En casi todos los establecimientos que ingresamos aceptaban tarjetas de crédito y contaban con wifi.

Adicionalmente, era inaceptable olvidarse de la propina. Muchos la asocian a un servicio silencioso que obligadamente se debe pagar. La primera vez, cuando no sabía sobre el tema, decidí no dejarla y la cajera me lanzó una mirada desaprobadora, al día siguiente volvimos al lugar y, al traerme la cuenta, el mesero dijo: “Te cobré la propina, ¿no hay problema?”.

Existen hospedajes de todo tipo, y para quienes viajamos a bajo costo, está el camping Los Perales ($5.000 pesos cada uno). El dueño es buena persona y el sitio cuenta con todo lo necesario para vivir un par de días: refrigeradora, cocina, baños, agua caliente, excepto internet.

Acampando en San Pedro de Atacama.
Camping Los Perales.
Nuestro techo en San Pedro de Atacama.
Techo de estrellas.

Cuando nos ofreció tres mantas gruesas no entendía la razón, en el día el sol era intenso y el calor transitaba por cada rincón del pueblo, pero durante la noche la temperatura bajaba drásticamente. El frío era capaz de levantarte en plena madrugada con la intención de sacarte volando al baño, las ganas de orinar se tornaban inaguantables.

Para quienes les gusta vender sus artesanías en improvisados puestos callejeros, sepan que en San Pedro es complicado, los carabineros se caracterizan por ser muy estrictos. Si te agarran, te quitan toda la “mercadería” que poseas y a tu nombre conciben una fuerte multa. Quisimos vender pins y postales, pero no sirvió (aunque dentro del camping tuvimos éxito). Los artesanos que se ubicaban en la calle principal eran chilenos, cuando a lo lejos observaban un carabinero, recogían sus cosas y partían rápidamente.

San Pedro tiene mucho para ofrecer, sitios sorprendentes en medio del desierto más árido del mundo, aunque la mayoría requiere de la contratación de un tour, como el Valle de la Luna (fuimos a uno similar en Bolivia), admirar las estrellas en el enorme cielo oscuro, deslizarse por dunas, visitar lagunas, recorrer en bicicleta el desierto, etc. Incluso hay empresas que realizan recorridos hasta el Salar de Uyuni.

Desierto San Pedro de Atacama.
La inmensidad del desierto.
Paisajes en San Pedro de Atacama.
Caminando por el pueblo encontramos paisajes como este.

Esquivando los elevados precios de las agencias, pudimos ir por nuestra cuenta hasta la Cordillera de la Sal, ubicada a pocos minutos del centro. El panorama que obtuvimos era montañoso, tierra por cualquier lado que se mirara; de haber sabido antes que el atardecer se efectuaba pasado las 7 pm, hubiésemos caminado hasta el Valle de la Muerte. Vimos una chica que se dirigía hacia allá sola, nos preocupamos porque pensábamos que pronto oscurecería, pero nos equivocamos y perdimos la oportunidad de apreciar un gran paisaje.

Caminos en el desierto de Atacama.
Rumbo a la Cordillera de la Sal.
Carretera en el desierto de Atacama.
Caminos del desierto.
Cordillera de la Sal en San Pedro de Atacama.
Vista desde la Cordillera de la Sal.
SIGUE NUESTRO VIAJE DESDE LAS REDES SOCIALES:

            

6 Comments

  1. ¡Qué bonito es San Pedro, pero también que recaro! 😉

    Para nosotros también fue la primera parada en Chile, y viniendo de Bolivia el contraste es bastante, pero uno siempre puede y debe encontrar la forma low cost de visitar los lugares.

    Nosotros también nos decidimos por rentar unas bicicletas e ir al Valle de La Luna, y al Valle de la Muerte andando y a dedo.

    Un abrazo muy fuerte

    • Sí, la verdad que es súper caro, sobre todo si se viene de Bolivia (el contraste es muy evidente). Y siempre se encuentra la forma de conocer los lugares a bajo costo =) Espero que se encuentren bien chicos! Cada vez están más al sur!

  2. Chicos! Que lástima no habernos contactado con ustedes antes, nosotros vivimos en Calama, a una hora de San Pedro. Para la próxima será!

    • Hola Fio! Nuestro paso por Calama fue muy breve, pero de haber sabido que vivían allí, permanecíamos más tiempo =) Como dices, para la próxima será! Saludos!

Submit a comment