Santa Rosa de Copán; una odisea para llegar, un gran recuerdo al partir