¿Por qué volver a La Paz?