Potosí, Sucre y otros viajes que terminan donde no deben