Saraguro, un pueblo desconocido para nosotros y mágico para el resto