Paraíso Encantado

Scroll this

Paraíso encantado, sí, es un paraíso muy encantado. Llegas, te restriegas los ojos para asegurarte si todo es real, sonríes y te dejas llevar.

Galápagos es de esos lugares en que llegas a olvidar que la palabra estrés pose en el diccionario. Sólo logras sonreír por todo lo que tienes, y lo que te hace falta… ¿qué hace falta? Si estamos en Galápagos, aquí no hace falta absolutamente nada, los ojos se convierten en dos cristalitos que mueven sus pupilas de arriba, abajo, derecha, izquierda, y ya no saben ni cómo moverse porque no hay lugar que no deje de brillar.

Y así, todos estos lugares y seres reflejaron su esencia natural y logré esta maravilla.

SIGUE NUESTRO VIAJE DESDE LAS REDES SOCIALES:

            

Gracias por tu comentario, lo apreciamos mucho.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.