Campeche, recorriendo su centro histórico y baluartes

Scroll this

Una ciudad fascinante con coloridas casas que adornan el paisaje urbano del centro histórico, aunque en realidad Campeche hipnotiza por cualquier rincón que se la recorra.


Antes de hablarles sobre lo que pueden conocer en Campeche, ciudad que fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1999 por la Unesco (con ese reconocimiento deben agregarla, con mayor razón, a su lista de lugares por visitar en México), vamos a contarles cómo llegamos allí.

Cómo llegar

Desde la ciudad de Mérida tomamos un bus rumbo a Campeche. Partió desde la terminal del ADO ubicada en el centro (existen dos) a las 03:30 Pm. Fue un viaje tranquilo, los buses eran sumamente cómodos y, en menos de 3 horas, ya estábamos descendiendo en nuestro destino.

Lo primero que percibimos, después de la gran amabilidad de nuestra amiga –Romi– que conocimos por la red Couchsurfing, fue el denso calor que descansa en la ciudad. Tanto así, que los días que pasamos dentro de casa, andaba sin camiseta. La lluvia y los truenos, que hacían temblar las ventanas y nuestros huesos, también nos dieron una cálida bienvenida.

Casitas coloridas del centro de Campeche.
Centro histórico de Campeche.

Al parecer no todo el año es así, fuimos a finales de junio. 

La mayor parte del recorrido lo realizamos en el centro histórico de la ciudad, el cual lo sentimos seguro, tanto de día como de noche (pasada las 07:00 Pm regresábamos a casa). Una vez que llegábamos al centro, visitábamos todos los sitios a pie. 

Qué conocer en Campeche

Desde la zona donde nos encontrábamos –Tula–, nos dirigimos en bus hacia el centro, bajándonos en un mercado frente al Baluarte de San Pedro, construido a finales del siglo XVII, ya que antiguamente Campeche estaba amurallada (similar a Cartagena en Colombia, aunque aquí notamos menos vendedores y turistas). Algunas partes de la muralla fueron reconstruidas debido a que las derribaron años atrás.

Paseamos por un tramo del baluarte y, desde esta parte del centro, nos fijamos en las casas coloridas que se hallan sobre las aceras. Caminamos buscando siempre la sombra y con la sensación de andar en un sitio seguro.

Baluarte de San Pedro en Campeche.
Baluarte de San Pedro.

El siguiente punto a conocer fue el Baluarte de San Francisco, donde pagamos $15 pesos –USD $0,78– para ingresar. Posee 3 pequeños museos sobre historias de piratas (como del legendario Pata de Palo, quien apareció en la costa en agosto de 1633). 

A pesar del intenso sol que nos golpeaba sobre las cabezas, decidimos caminar por toda la terraza del edificio. Debido a que el piso era blanco, la luz se reflejaba con mayor intensidad (importante llevar gorra y gafas). Vale la pena realizar el recorrido y observar las casas pintorescas desde varios metros de altura. Pasamos sobre la Puerta de Tierra, la cual apreciamos mejor al momento de bajar (aquí se realizan espectáculos nocturnos).

En la terraza del Baluarte de San Francisco.
Baluarte de San Francisco.
Campana del Baluarte de San Francisco.
Viendo la campana y las casas coloridas del centro.
Caminando sobre el techo del Baluarte de San Francisco.
Caminando sobre el techo del Baluarte.
Puerta de Tierra del Baluarte de San Francisco.
Puerta de Tierra.
Puerta de Tierra, Centro Histórico de Campeche.
Acceso a la Puerta de Tierra.

Los horarios del Baluarte de San Francisco son los siguiente: lunes a viernes de 08:00 Am a 09:00 Pm y sábados y domingos de 09:00 Am a 09:00 Pm.

Desde este punto nos dirigimos hacia la famosa calle 59, peatonal y llena de bares y restaurantes donde la mayoría coloca sus mesas afuera. Por la hora y por ser un día entre semana, encontramos pocos locales abiertos y menos cantidad de gente.

Avanzamos hasta el Baluarte de Nuestra Señora de la Soledad, construido alrededor de 1690. Esta fortificación es la mayor de los 8 baluartes que unieron la antigua muralla que rodeó el centro de Campeche. También subimos a su terraza, pero encontramos más atractiva la del baluarte anterior.

Casas coloridas en la Calle 59, Campeche.
Casas coloridas en la Calle 59.
Mujer posando frente a pintoresca casa amarilla.
De las casas favoritas de Andrea.
Mesas sobre la Calle 59 en Campeche.
Mesas sobre la calle.
Iglesia amarilla en el centro histórico de Campeche.
Todo era colorido en el Centro Histórico.

En el mismo lugar se halla el Museo de la Arquitectura Maya, cuyo costo para entrar es de $45 pesos –USD $2,35–. Durante nuestra visita tuvimos un guía que explicaba el significado de las piezas. El sitio es pequeño pero merece la pena visitarlo.

Y a pocos pasos, en el mismo sector, nos topamos con el Centro Cultural El Palacio donde conocimos más sobre la historia de Campeche, la construcción de sus barcos, fortificaciones y los piratas. Ingresamos de forma gratuita. Es un recorrido corto. Al salir, cruzamos hacia el Parque Principal, nuestras piernas y el cuerpo pedían descansar unos minutos sobre las bancas.

Junto al parque se encontraba otro Centro Cultural denominado Casa número 6. Se trata de un museo que muestra cómo eran las viviendas antiguas de la clase alta. Para ingresar se debe pagar un valor –no muy alto–. Aunque es considerado un sitio imperdible, no logramos entrar, pero vimos un poco de lo que había dentro de una sala por la ventana que daba a la calle.

Calles del Centro Histórico de Campeche.
Paseando por el Centro Histórico.
Calles del Parque Principal del Centro Histórico de Campeche.
Alrededor del Parque Principal
Parque Principal de Campeche.
Dentro del Parque Principal.
Catedral de Campeche.
Catedral de Campeche.

Estuvimos alrededor del parque, vimos la Catedral y pasamos frente a la conocida Mansión Carvajal, donde ahora operan oficinas del gobierno y lamentablemente tampoco alcanzamos a ingresar, estaba cerrado, pero desde las ventanas observamos su gran arquitectura y decoración. Si tienen la oportunidad de entrar, háganlo.

Luego avanzamos hasta el malecón de Campeche para esperar el atardecer. El lugar nos encantó, caminamos con tranquilidad mientras había gente paseando con sus mascotas o ejercitándose.

Atardecer en el malecón de Campeche.
Sobre el malecón.
Embarcación en el malecón de Campeche durante el atardecer.
Sol cayendo en Campeche.
Ejercitándose en el malecón de Campeche.
Espacios y máquinas para ejercitarse.

Pasamos junto a las famosas letras grandes que representan a la ciudad y, entrada la noche, continuamos hasta el Baluarte de San Carlos, el cual encontramos cerrado (eran más de las 08:00 Pm). Nos hubiese gustado conocerlo por dentro, ya que fue el primer castillo construido –noviembre de 1676– en el lugar y la entrada sólo costaba $20 pesos –USD $1,04–.

Consejo: Siempre salgan temprano y fíjense a qué hora cierran los sitios que quieren visitar.

Antes de marcharnos del centro histórico, nos topamos con el Templo de San José, el cual nos llamó la atención al verlo iluminado. De esta forma concluía el primer paseo por el centro histórico de Campeche.

Baluarte de San Carlos durante la noche.
Baluarte de San Carlos.
Templo de San José iluminado en la noche, Campeche.
Templo de San José

Al día siguiente salimos por la tarde (aunque lo mejor hubiese sido salir desde la mañana) rumbo al Fuerte De San Miguel. El sitio quedaba alejado del centro, por lo que decidimos ir en bus. Y a esa hora –04:00 Pm– había mucho tráfico y calor en las calles.

Nos bajamos en la Universidad Autónoma de Campeche, desde ahí podíamos ir caminando (como lo hicimos al regreso), la zona era tranquila y nos separaban sólo 2 km, pero de nuevo nos trepamos a un bus cuyo chofer se pasó de la parada, no nos avisó y tuvimos que esperar más de media hora hasta que diera la vuelta.

Importante: Siempre descargar Google Maps y tener los sitios guardados para verlos offline.

Al bajarnos en el sitio correcto, subimos a pie por una loma –un sendero– que conducía hasta el Fuerte. Para ese momento ya habían cerrado sus puertas hace apenas 15 minutos –05:30 Pm–. Otra vez nos sucedía lo mismo. El enojo no permitía que ni habláramos entre nosotros, pero al cabo de un rato ya nos estábamos riendo de la situación y, ya que estábamos allí, aprovechamos para sacar fotos de los exteriores y disfrutar del lugar.

Fuerte De San Miguel en Campeche.
Fuerte De San Miguel.
Atardeciendo en el Fuerte De San Miguel.
Atardeciendo sobre el Fuerte.
Laterales del Fuerte De San Miguel en Campeche.
Exteriores del Fuerte.
Entrada al Fuerte De San Miguel.
Acceso al Fuerte.

Aunque no logramos conocerlo por dentro, nos gustó venir hasta aquí. El costo por entrar y ver el museo era de $40 pesos –USD $2,09–. Debido a que era tarde, también nos quedó pendiente visitar el Fuerte de San José, el cual algunas personas nos lo recomendaron, pero se ubicaba lejos de donde nos encontrábamos.

Alrededores de la ciudad

Como ven, en 2 días completos pueden conocer la mayor cantidad de lugares en Campeche, sin embargo, existe un punto, a 45 minutos del centro de la ciudad, que nos fascinó y al cual pueden ir si se quedan 1 o 2 días más en Campeche. Es el sitio arqueológico de Edzná, de nuestros favoritos de México. 

En el siguiente artículo les contaremos más sobre este lugar (cómo llegar, costos, recomendaciones).

Hospedajes

En Booking puedes encontrar varias opciones de hoteles para tu estancia en Campeche.

O si viajas en pareja (o con familiares), Airbnb puede resultarte más económico. Tienes para alquilar habitaciones en casas o apartamentos enteros con cocina, refrigeradora, lavadora y secadora.

Si haces clic Aquí te obsequiamos USD $40 para tu primer viaje de USD $76 o más. 

5 % de descuento en tu Seguro de Viaje

Obtén 5% de descuento para que viajes siempre seguro. Si contratas tu seguro a través de este link, se te aplicará el descuento en cualquier plan que elijas.

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.