Isla de la Plata, un tour lleno de aves marinas, senderismo y snorkel

Scroll this

La Isla de la Plata se caracteriza por ser un recorrido que incluye actividades en mar y tierra. Un paseo que se puede disfrutar en cualquier mes del año.


¿A qué hora iniciamos el tour a la isla?

¿Cuántas veces uno puede despertarse frente a una isla? Sobre todo de una tan especial como la Isla de la Plata, ubicada cerca de la costa de la provincia de Manabí. Aquel día, el segundo de la expedición en la que nos encontrábamos inmersos, nos levantamos a las 06:00 Am. Desde la ventana de nuestro camarote pudimos apreciar, a poca distancia, la montaña que bordeaba a esta porción de tierra.

Lo primero que hicimos fue desayunar, debíamos disponer de suficiente energía, ya que nos esperaba una caminata con escalones de por medio. Nos alistamos para subir al bote que nos llevaría hasta la orilla de la playa, desembarcamos a las 08:00 Am, a esa hora, éramos los únicos turistas en la Isla de la Plata.

Amaneciendo en Isla de la Plata.
Amaneciendo en Isla de la Plata.
Arribando a la Isla de la Plata.
Arribando a la Isla de la Plata.

Bajamos descalzos con los zapatos en las manos, inmediatamente nos sentamos sobre las bancas que se encontraban frente a la Casa del Centro de Protección, allí nos quitamos la arena de los pies dentro de un pequeño estanque de agua. Los guías del Kontiki Wayra nos brindaron toallas para secarnos, también ofrecieron bastones para senderismo, aunque no los sentimos necesarios, la caminata no representaba mayor dificultad.

Ya con los zapatos y las cámaras listas, nos preparamos para iniciar el recorrido. Primero recibimos unas indicaciones por parte de Sandra, la guía del Parque Nacional Machalilla que nos acompañará durante la caminata. 

Ella también nos explicará, junto a Ruli (el guía principal del Kontiki Wayra), la función de ciertas plantas (como las que ayudan a aliviar el dolor menstrual y las que se utilizan como exfoliante para la piel) y el comportamiento de los animales que aparecerán por el camino, así como una breve historia sobre la isla.

Planta Muyuyo, exfoliante para la piel.
Planta Muyuyo, exfoliante para la piel.
Concha Spondylus.
Concha Spondylus.
Iniciando el sendero en la isla.
Iniciando el sendero en la isla.

¿Qué sendero tomamos en la isla?

De los cinco senderos que existen en el sitio, tomamos el de Los Acantilados –de 1.6 km– debido a que el Machete, uno de los más extensos, permanece cerrado con el fin de conservar a los albatros de onda (o albatros de Galápagos), una especie de ave oceánica en peligro crítico de extinción.

Luego de ascender por unos extensos escalones, llegamos a una glorieta. Tardamos pocos minutos, no es una subida tan complicada, eso sí, deben llevar un calzado cómodo y bastante agua. Apenas alcanzamos la parte alta, vimos un piquero de patas azules parado sobre uno de los asientos de madera. Después fueron apareciendo más. No eran tímidos, parecían posar para las fotos; de todas maneras, recomiendan no acercarse demasiado.

Subiendo los escalones de Isla de la Plata.
Subiendo los escalones.
Piquero patas azules de pie en la isla.
El piquero que nos recibió en la glorieta.
Vista desde lo alto de la glorieta en Isla de la Plata.
Vista desde lo alto de la glorieta.
Piquero patas azules posando en la isla.
Piquero patas azules posando.

Nos dijeron que de mayo a noviembre es época de apareamiento, por tal razón notamos una presencia abundante de piqueros patas azules, la mayoría en pareja, algunos en solitario buscando emparejarse, como el que vimos trepado sobre una rama; el guía mencionó que eso –que se pose en una rama– es poco común. Mientras avanzábamos por el sendero de tierra (cuando no es época seca, puede estar enlodado), escuchábamos el sonido que emitían; los machos producen uno distinto al de las hembras.

Una vez que llegamos a la parte baja, a los acantilados, obtuvimos un panorama deslumbrante gracias a las formaciones rocosas. Asimismo, veíamos a las aves marinas volar sobre las olas que desplegaban toda su energía al reventar.

Pareja de piqueros patas azules.
Pareja de piqueros patas azules.
Piquero trepado en la rama de un árbol rama.
Piquero trepado en una rama.
Acantilado de Isla de la Plata.
Vista desde el acantilado.
Vuelo de aves marinas.
Vuelo de aves marinas.
Al borde del acantilado.
Al borde del acantilado.

Continuamos caminando con la vista del acantilado a nuestra mano derecha, y en un momento nos adentramos a una parte del sendero Patas Rojas, el paisaje seguía siendo de montañas, vegetación seca, mar y varias aves sobrevolando encima de nuestras cabezas, mientras que otras andaban por tierra, cerca de nosotros.

Contemplamos a los piqueros de nazca; un adulto y un joven cuyo plumaje era más oscuro, también una adulta que estaba incubando sus huevos y rotaba a medida que lo hacía la luz del sol (dándole la espalda para proteger a los huevos).

No tuvimos suerte de ver a las fragatas (con la peculiar bolsa roja inflada en su garganta) ni a los piqueros de patas rojas, pero sí logramos observar una pequeñísima ave que se camuflaba en el suelo –llamada chotacabras o nightjar–, con los largavistas fue más fácil contemplarla a detalle.

Piquero patas azules con las alas abiertas.
Saludando al paso.
Piquero de nazca en la Isla de la Plata.
Piquero de nazca.
Piquero de nazca joven.
Piquero de nazca joven.
Beso entre dos piqueros de nazca.
Piqueros de nazca.
Piquero de nazca incubando los huevos.
Piquero de nazca incubando los huevos.
Ave camuflada (chotacabras o nightjar).
Ave camuflada (chotacabras o nightjar).

Entre los animales que vimos, también estaba una culebra pequeña que se arrastró junto a nuestros pies, los guías dijeron que no era venenosa, pero eso no consiguió que dejáramos el susto a un lado; al rato se nos pasó. 

Alrededor de las 10:45 Am emprendimos el regreso, en poco más de media hora estábamos nuevamente en la Casa del Centro de Protección. A esa hora –11:20 Am– acababan de arribar tres grupos de turistas; uno de los beneficios de viajar en el Kontiki Wayra, es que tuvimos la caminata en la Isla de la Plata para nosotros solos.

Culebra arrastrándose en la tierra de la Isla de la Plata.
Pequeña culebra.
Senderos en Isla de la Plata.
Senderos despejados.

Aún nos faltaba hacer snorkel en la isla, pero antes debíamos volver al yate porque nos esperaba un refrigerio de frutas y dulces, seguido por el almuerzo que consistía en seco de pollo, encebollado y atún. 

Al terminar de comer, los tripulantes nos informaron que había llegado la hora de disfrutar de los juguetes acuáticos; algunos pasajeros comenzaron por los kayaks, otros por las tablas de paddleboard, la mayoría prefirió descansar junto a la piscina oceánica y nosotros condujimos, por primera vez, los seabobs (similar a una moto de agua pequeña donde se maneja acostado).

Juguetes acuáticos del Kontiki Wayra.
Juguetes acuáticos del Kontiki Wayra.
Seabob en Manabí.
En el Seabob.

¿Cómo es el snorkel en la Isla de la Plata?

En lo que coincidimos todos fue en lanzarnos –desde la parte alta de la embarcación– del tobogán gigante que acababa en el mar; algunos lo hicieron en más de una ocasión. La siguiente actividad fue dirigirnos, en bote, a un costado de la Isla de la Plata para hacer snorkel. Estábamos equipados con aletas, gafas –o máscara– y el traje de neopreno –wetsuit– para evitar el frío, todo brindado por el Kontiki Wayra.

Permanecimos un buen rato en el agua, viendo peces de varios colores, tamaños y formas, unas cuantas tortugas y, quienes tuvieron mayor suerte, alcanzaron a observar una raya. Entre los meses de julio a octubre es la época de avistamiento de ballenas –desde el yate es posible divisarlas–, y para quienes prefieren sumergirse varios metros, pueden contemplar muy de cerca a las mantarrayas.

Tobogán en el yate de lujo Kontiki Wayra.
Tobogán en el yate Kontiki Wayra.
Snorkel en Isla de la Plata.
Snorkel en Isla de la Plata.
Tortuga marina en la Isla de la Plata.
Junto a una tortuga marina.

Ya avanzada la tarde, y de vuelta en la embarcación, nos duchamos para luego subir hasta el último piso y descansar en una de las mesas o recostarse en las perezosas, mientras bebíamos agua de coco 100 % natural, recién los estaban cortando allí mismo, en el bar.

Las actividades del segundo día ya habían culminado, sólo quedaba tomarse la pastilla para el mareo (la marca Anautin fue la que mejor efecto nos hizo) y esperar a que la navegación no se volviera intensa, aunque al poco rato el mar comenzó a agitar el yate durante un par de horas hasta que nos detuvimos frente a la ciudad de Puerto López, lugar donde nos esperaría otro recorrido a la mañana siguiente; mientras tanto sólo quedaba cenar y dormir plácidamente.

Viendo la isla desde el yate de lujo.
Despidiéndonos de la Isla de la Plata.
Tomando agua de coco en un yate en el mar.
La mejor bebida después de una caminata.

Qué ropa usar para ir a la Isla de la Plata

Recomendamos ir con traje de baño, camiseta de secado rápido, calzado cómodo para senderismo, gorra o sombrero, gafas –aunque nosotros no las utilizamos– y llevar bastante agua, protector solar y repelente.

Caminando en la Isla de la Plata con la ropa adecuada.
Ropa adecuada para caminar en la isla.

Cuándo es la mejor época para visitar la Isla de la Plata

De enero a abril es la temporada playera en toda la costa ecuatoriana, podrán disfrutar de días soleados y de una cálida temperatura en el mar. Aunque de mayo a noviembre es época de apareamiento de los piqueros patas azules. 

Y entre los meses de julio a octubre, pueden combinar su visita a la isla con el avistamiento de ballenas, o incluso bucear con mantarrayas.

Pareja de piqueros patas azules en la Isla de la Plata.
Pareja de piqueros patas azules.

Cuánto cuesta el tour a la Isla de la Plata

Esta visita formó parte de la expedición de cinco días que realizamos a bordo del Kontiki Wayra. Si ustedes desean hacer únicamente el tour a la Isla de la Plata, les sugerimos ir hasta la ciudad de Puerto López, en Manabí, y contratar el tour con alguna de las agencias certificadas que se hallan frente al malecón (como Whale Expedition). El precio ronda los $45,00 por persona, es un recorrido que parte por la mañana y retorna al finalizar la tarde.

2 Comments

Gracias por tu comentario, lo apreciamos mucho.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.